Una lavandería con estilo en tu casa y 5 trucos para cuidar tu ropa

deco laundry room

Hacer la colada, secar, doblar, planchar… son actividades sin duda molestas. Cuanto menos nos hacen reflexionar acerca del brocardo tempus fugit y yo aquí, planchando”. En ocasiones requiere un tiempo de espera paciente hasta que conseguimos reunir un torrente incontrolable de energía que nos invade en forma de misteriosa e inesperada fuerza de voluntad para terminar ineludiblemente… planchando las camisas del trabajo (y porque aquí la arruga no sale sola, ojo)

Reconozcámoslo. Estamos deseando que Inditex comience a vender textil que no se arrugue. Que existir, existe; pero no es tan cool como otras texturas. Y de ahí que, en nuestro pensamiento positivo, pasemos de pensar en Inditex a invocar a Olivia Palermo: Olivia, por favor, pon de moda ropa que no se arrugue.

Mientras tanto, prestar atención a nuestras prendas (más allá del mágico momento de adquirirlas) es una actividad tediosa. En casa es el origen de montañas de formación espontánea en los lugares más insospechados (encima de sillas, dentro de baúles, tras la puerta del armario cuando vienen visitas…). Un caos.

La filosofía Slow, por otra parte, nos enseña a deconstruir lo que ya conocemos para sacudirlo distraídamente y enfundarlo en un “hey, take it easy”. Y eso es lo que vamos a intentar en este post. ¿Y si el rincón de tu casa que más te enorgulleciera (después de unos toquecitos aquí y allá) fuese el de la lavandería? Es difícil de ver, lo sé. Pero para eso Silbermann inventó Pinterest.

1. Lo ideal: un espacio exclusivo para la lavandería.

Madera, colores blancos y claros que aporten mucha luz es la decoración clave en una lavandería; así, este pequeño espacio parecerá más amplio y agradable. Mediante la vegetación u otros objetos como cestas de mimbre, textiles con estampado vichy y lámparas estilo cocina conseguiremos un efecto simétrico digno de una revista de decoración.

2. Lo funcional: un rinconcito acogedor para el orden.

Si no tienes espacio para una habitación destinada a la lavandería seguro que sí mantienes a raya tus prendas en un pequeño corner. Es el momento entonces de darle luz y decorarlo de forma alegre. ¡Tu nuevo rincón favorito! El orden, de nuevo la simetría y el balance de colores harán que luzca como un espacio con personalidad propia. Tus aliados aquí son los gadgets funcionales para maximizar el espacio que te presentamos en el siguiente tip.

x-side

3. Gadgets funcionales

Las soluciones de almacenaje de estilo nórdico te ayudarán a aprovechar estratégicamente el espacio dedicado a la lavandería. Discretamente “escondidas” evitarán el desorden en tu hogar y facilitarán la sensación de armonía y tranquilidad. Elevar la lavadora y la secadora para proporcionar almacenamiento adicional debajo o el uso de escaleras suspendidas en el techo como medio inteligente de tender sin ocupar espacio en el suelo son algunos de los trucos que harán de este espacio el primero a enseñar cuando vengan invitados.

4. Lavandería y rincón para mascotas.

Tu centro de actividades de lavado (qué bien me ha quedado ¿eh?) también puede ser el lugar favorito de tu mascota (básicamente porque será donde lo alimentes y lo bañes, seguro que te lo agradece)

Mira qué ducha canina y qué cajones más bien situados podrías tener en tu nuevo rincón favorito. ¿Te animas?

qq-side

5. El detergente como parte de la decoración

Igual que hacemos con los cereales, el café o la pasta, organizar el cuarto de lavado con frascos de vidrio para el detergente a modo de decoración funcional y con estilo añade un toque de elegancia mediante un recurso muy sencillo:

deco lavandería

Plus: tips para el lavado.

(Colaboración)

De la cara A de la lavandería (la decoración) pasamos a la cara B: el correcto cuidado de las prendas. Al final toda la decoración (funcional y estética) gira en torno a un objetivo: lucir nuestra ropa lo mejor posible. Y para esto debemos saber cómo cuidarla. Aquí te comentamos cinco tips fáciles (asumiendo que no tenemos tiempo en nuestro día a día para ser meticulosos):

  1. Elige el detergente adecuado, que proteja fibras y colores.
  2. Da la vuelta a la ropa antes de lavarla, la protegerás del roce con otras prendas evitando el desgaste.
  3. Abrocha los botones y cierra cremalleras y velcros.
  4. Usa agua fría siempre que puedas.
  5. Tiende la ropa del revés.

El porqué de cada uno de los trucos en este vídeo:

¡Larga vida a nuestro armario! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *