Dulce dieta: Lugares para pecar sin remordimientos.

donde comer en Madrid

Dónde comer en Madrid en 2016 es una cuestión para la que debes estar preparado. Los restaurantes de moda en 2015 ya dejaron de serlo, y si antes presumías de oráculo gastronómico entre tus amigos más vale que te hayas actualizado o caerás en el más profundo y oscuro mainstream.

En este post te proponemos tres lugares para pecar de goloso (porque sí, hay dulce y salado, pero sobre todo dulce) que son prácticamente nuevos (eso sí, léelos cuanto antes) Y al final, una sorpresa. ¡Que aproveche!

1. De compras: CREPES & WAFFLES para renovar energías.

Con un local bien decorado y una carta que recoge dulce y salado, Crepes&Waffles es el sitio perfecto para disfrutar de un brunch con amigos o de una merienda-cena. En plena calle Fuencarral (nº 105) y cuando ya no puedas más con el peso de tu shopper, será tu lugar de acogida perfecto para renovar fuerzas antes de volver a la carga.  No dejes de probar la crepes de pollo Mumbai o la de trufa mexicana.

Si lo tuyo es más bien apostar por el verde, acércate a la barra de ensaladas y pide la carta de zumos. Los helados (artesanos) tampoco tienen desperdicio. FotorCreated (1)

2. De viaje: DELI&CIA para comer sano en el aeropuerto.

Estás de paso, tienes poco tiempo y quieres mantener tu propósito de comer sano. ¿Qué haces? ¡Ah! Se me olvidaba…estás en un aeropuerto. ¿Paradoja sin solución? Fíjate bien a partir de ahora porque encontrarás rincones como Deli&Cia para ayudarte a mantener la línea: comer sano en el aeropuerto En este grab&go podrás encontrar sándwiches, wraps, bocadillos calientes mediterráneos, ensaladas frescas y variadas y una amplia variedad de bebidas como aguas vitaminadas, smoothies de frutas naturales, bebidas de Aloe y Tés Arizona. Reconocerás a su personal por estos delantales tan alegres:

3. De paseo por El Retiro: LEVADURA MADRE para compartir con amigos.

Cuando una panadería empieza a ser comentada en tu oficina, es porque algo tiene. Lo primero que experimentas cuando entras en Levadura Madre (c/Sainz de Baranda, 16) es el calor del obrador y el envolvente aroma a pan recién horneado, como en las -cada vez más escasas- panaderías tradicionales.

FotorCreated (2)

Entre harinas encontramos a Moncho López, su cabeza visible, que ha querido compartir con vosotros su receta para conseguir unas auténticas cookies Red Velvet:

Ingredientes:

  •  140 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  •  240 gr azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 1 pizca sal
  • Semillas de media vaina de vainilla
  • 200 gr de harina floja
  • 120 gr de almendra polvo
  • 4 gr de impulsor (levadura, bicarbonato…)
  • 300 gr de pepitas de chocolate blanco que hemos congelado previamente.
  • 10 gr de colorante rojo
  • 5 gr de cacao negro en polvo
  • 1 clara de huevo y 100 gr de azúcar glass (para la glasa)

Preparación:

Paso 1 – Mezclamos todos los ingredientes en una amasadora o bien a mano, excepto la mantequilla y las pepitas de chocolate.

Paso 2 – Cuando la masa tenga una textura homogénea, añadimos poco a poco la mantequilla y una vez integrada, paramos de batir para que esta no pierda textura.

Paso 3 – Incorporamos las pepitas de chocolate y mezclamos. Es importante no batir más de lo necesario la masa, para que las pepitas no se calienten.

Paso 4 – Formamos un rulo de unos 5/6 cm de diámetro y cortamos en ‘rodajas’ de unos dos dedos de ancho, que colocamos sobre la fuente de horno dejando distancia entre ellas, porque doblarán su tamaño.

Paso 5 – Horneamos durante 12 minutos a 200 grados.

Paso 6 – Mientras las cookies se hornean preparamos la glasa, añadiendo poco a poco el azúcar sobre la clara de huevo, mientras batimos.

Paso 7- Una vez que las cookies se han enfriado, las decoramos con la glasa que hemos introducido en la manga pastelera.

Paso 8- Metemos las cookies en el horno 2 minutos para sellar la glasa.

Secretos y trucos de Moncho: “es fundamental respetar el tiempo de horneado porque si las hacemos mucho, perderán esa textura ‘blandita’ de las cookies y quedarán demasiado crujientes. El momento de sacarlas del horno, cuando empiecen a aparecer grietas en la parte superior de la masa.” Además, nos asegura que: “sabremos que las cookies están bien horneadas, cuando se puede meter el dedo en el centro de la galleta y la masa cede, es decir, no está dura”.

¡Listo para compartir!